Las vacaciones y nuestra mascota

08-03-12

 El verano es la estación del año en la que los españoles más viajamos, si la crisis nos lo
permite. Ya hemos decidido un destino y ahora se plantea qué hacer con nuestro perro o

gato. Las salidas cortas de 3 a 5 días suelen ser bien toleradas por los gatos si se quedan
en casa, si les proveemos de dispensadores de agua y comida o hay alguna persona
que les echa un vistazo cada 2 días. Es muy importante que desconectemos todos los
enchufes que puedan ser mordidos por nuestra mascota y no olvidemos de cerrar bien
todas las ventanas y balcones si no queremos tener una sorpresa desagradable.

Los perros no pueden soportar ausencias muy prolongadas salvo que vivan en espacios
apropiados como puede ser un jardín vallado y con instalaciones adecuadas para evitar
las inclemencias del tiempo, especialmente un calor excesivo y, como ya indicamos,
dispensadores automáticos de agua y comida. Una supervisión será fundamental para
comprobar que todo funciona bien.

Por todo esto es muy importante que nuestra mascota esté acostumbrada al pienso ya
que, por sus características, será el alimento perfecto para estos días de vacaciones.
El pienso aguanta bien el calor a diferencia de la comida casera y sus características y
sabor permanecen mayor tiempo.

Otra opción será llevarnos a nuestra mascota con nosotros. Existen hoteles y
apartamentos en los que aceptan animales. Es importante que lo comprobemos antes de
salir. Será fundamental que nuestra mascota esté al día en cuestión de vacunaciones,
desparasitación interna y externa y, por supuesto, identificación. El microchip es
fundamental no sólo por cumplir con la legislación actual sino para poder recuperar a
nuestra mascota en caso de pérdida o robo.

Para ayudar a superar el stress que acompaña al viaje de tu mascota sería conveniente
que no olvides llevar el mismo tipo de comida que toma habitualmente para todas las
vacaciones, su plato y bebedero, correa, manta favorita, cepillo, etc.

Para el viaje a veces es necesario dar un sedante a tu mascota para evitar mareos o
nerviosismo. Esto debe de suministrártelo tu veterinario habitual ya que es quien conoce
a tu mascota y sabe si está indicado en esta ocasión. Ojo!, hay efectos secundarios
graves.

Durante el traslado intenta crear un clima agradable, no abuses del aire acondicionado y
nunca lo dejes solo en el interior del coche. Puede ser fatal. Parar, dar agua y refrescar a
tu mascota debería realizarse cada 2 o 3 horas de viaje.

Si tu mascota no puede viajar contigo o tu estancia va a ser prolongada sólo nos queda
la opción de un amigo o vecino o de una residencia para mascotas. Una residencia
puede ser el sitio ideal ya que suelen ser profesionales que se encargarán de su cuidado
y manutención. Busca un sitio de calidad y recomendado por alguna otra persona o
amigo. Facilita un teléfono de contacto y el de tu veterinario por si sucede algo fuera de
lo normal. Si no conoces ninguna residencia pregunta a tu veterinario.

Bueno, sólo me queda desearos unas felices vacaciones, si es posible, con vuestra
mascota.